Estamos obligados a cambiar el sistema educativo

Hoy me he encontrado el último vídeo de #WHYMAPS, publicado el 27/04/2019 (hace 4 días en el momento en que estoy escribiendo esto).

Aquí lo tenéis y os lo recomiendo ver pues habla de uno de los retos que la humanidad tendrá que afrontar en el futuro próximo.

La temática no es nueva en este blog, ya he hablado con anterioridad sobre el sistema educativo, pero espero que este video ayude a asentar la idea de que hace falta cambiar el modelo que actualmente tenemos en España (y en general en todo occidente) si queremos ser competitivos tras la llegada de la cuarta revolución industrial.

Mis abuelos, mis padres y yo mismo nos educamos en un sistema en el que el aprendizaje se realiza estando sentado, quieto y callado mientras se escucha a una persona hablar sobre una temática. Después los conocimientos se evalúan con un examen escrito, que puede tener un mayor o menor componente memorístico según la asignatura, y ese conocimiento queda dado como aprendido y se pasa al siguiente tema.

Suena absurdo, verdad? A mi, por allá la mitad de la década de los 90, estando a finales de la EGB, este procedimiento ya me parecía desfasado. Y no me cabe en la cabeza como puede ser que después de 25 años se haya evolucionado tan poco en este aspecto.

Por la otra parte, en este período las máquinas han progresado de forma exponencial, y lo que por allá 1995 parecía ciencia ficción, hoy en día es una realidad. Las máquinas ya son las reinas de los trabajos repetitivos, de las largas jornadas laborales, de ejecutar ordenes de forma precisa, de procesar grandes volúmenes de datos, de detectar patrones y de extraer conocimientos de ellos. Simplemente no podremos competir nunca más con ellas en estos aspectos, por lo que todo trabajador que tenga un trabajo “aburrido” está condenado a desaparecer.

Y estamos hablando de eslabones en cadenas de montaje, cajeros de supermercado, conductores de transporte público y transportistas, pero también de cirujanos, médicos especializados en diagnósticos, jueces y abogados.

Como país y como sociedad no nos podemos permitir obviar esta realidad y no hacer nada, porque el problema nos va a explotar en nuestra cara muy pronto. Y cuando tengamos un 35% de la población sin ningún atisbo de encontrar una salida laboral, realmente esperaremos que los políticos que no hay hecho nada hasta aquel entonces nos solucionen el problema?

Tengo muy claro que este problema ha de encontrar la solución desde la base, nos tenemos que salvar nosotros mismos, y el primer paso es evitar que nuestros hijos tengan el mismo sistema educativo que nosotros.

Cuando les escolaricemos, busquemos una escuela que intente hacerlo diferente. No tengamos miedo a probar cosas nuevas, porque el status quo actual no les va a aportar nada a favor. Nuestros hijos se merecen ser enseñados de forma creativa, sin limitar sus ideas ni su visión del mundo, al contrario de como se lleva haciendo desde hace más de un siglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.